miércoles, 19 de diciembre de 2012

Vino caliente especiado (mulled wine, the Christmas drink)

No quería en estas fechas que se pasase sin enseñaros esta receta navideña y que muchos de vosotros/as que me seguís en facebook preguntabais por mensaje a ver si la publicaba este año. Pues aquí está chicos/as! Bebida caliente elaborada con vino tinto, azúcar, especias varias y algunas pieles o rodajas de cítricos, añadiendo en otras ocasiones pasas u orejones para potenciar el sabor dulzón.
El vino caliente especiado o en inglés mulled wine, es la versión inglesa que este año os voy a enseñar porque la tengo mas presente junto con una pincelada de historia para que sepáis cual es su origen.
Se suele tomar por excelencia en los meses otoñales e invernales, y en Inglaterra cobró su máximo protagonismo en navidad durante la era victoriana (época victoriana comprende el período de reinado de la reina Victoria del 20 de junio en 1837 hasta su muerte el 22 de enero de 1901 para que os hubiquéis). Y valga como ejemplo la maravillosa mención que hace en una de sus obras el gran escritor Charles Dickens (Cuentos De Navidad "A Christmas Carol") publicada el 17 de diciembre del año 1843.
Existe también una publicación famosa que podemos encontrar en la obra "Libro Beeton De Administración De Hogares" como una guía para manejarse en el hogar donde se puede distinguir 300 recetas variadas y entre ellas la del vino especiado publicado en 1869; cuya autora fue Isabella Beeton y vuelto a reeditarse en 1961 como intento exitoso de rescatar esta obra valiosa culinaria y trucos hogareños para todo uso.
No me voy a atrever a deciros el origen de servir vino caliente y especiado como bebida reconfortante durante los meses mas fríos en muchos países europeos sea esta, porque cada región tiene su parte de historia y encanto mágico. Así que os contaré un poco mas el año que viene con una versión diferente de otro país. Os digo una curiosidad; a principios del Renacimiento en el siglo XV, muchísimos médicos en España recetaban vino caliente con miel para infinidad de males de los pacientes que venían a sus consultas; y a falta de medicamentos modernos, se valían de esta bebida milagrosa que ayudó y curó a muchos enfermos de la época.

Ingredientes:
1 naranja mandarina
1 limón
180 grs. de azúcar blanco
4 clavos de olor
1 ramita de canela
2 hojas de laurel
Un pellizco de nuez moscada rallada
1 vaina de vainilla abierta por la mitad (opcional)
2 estrellas de anís
1 litro de vino tinto de buena calidad
Elaboración:
Pelamos la naranja y el limón para sacarles la piel evitando la parte blanca porque tiene un sabor amargo, el limón si queréis solo con la mitad de la piel os puede valer para no enmascarar el sabor y aroma de los demás ingredientes; se trata de que exista un equilibrio gustativo y no predominante. Luego cortamos la naranja por la mitad y la exprimimos echando el zumo en una cazuela junto con la monda de los cítricos, los clavos de olor, el palito de canela, las hojas de laurel, la nuez moscada, la vaina de vainilla, el azúcar y un chorro de vino. Ponemos a fuego bajo y llevamos a ebullición manteniéndolo unos 5 min. hasta ver que comienza a formarse un almíbar espeso (esto lo hago realmente para crear la base de nuestro rico vino especiado, diría que es el espíritu de la bebida o la esencia donde reside todo el sabor).
Luego agregamos las estrellas de anís y el resto del vino, volviendo a poner siempre a fuego suave unos 10 min. contanto en cuanto comience a hervir de nuevo. Pasado este tiempo simplemente nos queda servirlo en copas y lo podéis tomar muy caliente, templado o frío que también está riquísimo. Una buena opción es tomarlo durante la cena de Nochebuena o de postre y brindar por la felicidad que nos espera el próximo año, cheers!!




Sugerencia: Debido a la cocción el mulled wine apenas tiene alcohol ya que se evapora y cuanto mas lo dejéis a fuego menos tendrá, así que no os vais a marear ni tendréis resaca al día siguiente. Si os prometo que cuando lo toméis caliente os reconfortará el cuerpo y alegrará el espíritu.

Consejo: La cantidad de azúcar puede variar según vuestros gustos, y recomiendo que durante el preparado vayáis probando con una cucharilla para dar el punto perfecto. También si queréis añadir o quitar alguna especia no os regañaré y haré "la vista gorda" ehhh?? jejejeje

4 comentarios:

Ana y Blanca dijo...

Seguro que estaba muy rico!
http://juegodesabores.blogspot.com.es/

Manu dijo...

Lo estaba chicas, animaros a probar que seguro que os encantará! Feliz Navidad!

andrea.cordonbleu dijo...

Ummmmm, he estado estas fiestas por Praga, Viena y Budapest, y no veas lo bien que sienta un vinito caliente como este o un ponche, cuando estás a -3ºC.
Muchas gracias Manu. Lo volveré ha hacer en casa para recordar los aromas que se respiraban en estos tres países.
Un beso.

Manu dijo...

Que bien Andrea, pues me alegro verte de nuevo por aquí y espero que te lo hayas pasado en grande! Otro besote para ti!!