viernes, 28 de agosto de 2015

Helado de trufa

Nunca pensé que fotografiar helado fuese una ardua tarea; entre los días calurosos de verano, los preparativos para la puesta en escena y las ganas de meter la cuchara mientras sujeto mi cámara... jajajajaja, se hace difícil, la verdad!
Ya sabéis que no uso máquina para preparar helados en casa, pienso que es más divertido hacerlo con tus propias manos e ir viendo el proceso, aunque vosotros/as sentíos libres de usar heladera, si la tenéis. Y contadme que os ha parecido mi receta!!

Ingredientes:
500 ml. de nata para montar (35% m.g.)
120 grs. de azúcar blanco
3 claras de huevos ecológicos
Un pellizco de sal
Unas gotas de zumo de limón
120 grs. de chocolate, 70% pureza
Elaboración:
La tarde antes en un cazo a fuego lento, calentamos la nata con el chocolate y 2 cucharadas de azúcar hasta quedar una salsa homogénea; el chocolate se haya derretido y el azúcar disuelto, pero sin que llegue a hervir. Dejamos enfriar en el mismo cazo y llevamos a la nevera toda la noche, así tomará consistencia.
A la mañana siguiente, en un bol montamos las claras a punto de nieve con un pellizco de sal, el azúcar restante y unas gotitas de zumo de limón. Dejar a un lado reservadas!
Mientras tanto, en otro bol vertemos la salsa de trufa y con una varilla eléctrica o manual montamos hasta que esté firme y rápidamente sin perder ni un segundo, agregamos el merengue con ayuda de una lengua pastelera o paleta con movimientos suaves y envolventes hasta que las dos mezclas se unan. Vertemos el contenido en un recipiente bajo con capacidad de 1 litro aprox. y llevar al congelador, removiendo suavemente cada hora y media aprox. (dependiendo de vuestro congelador). Repetiremos esta operación unas 2 veces más; ya sabéis para incorporar aire al helado y romper los cristales de hielo que se hayan podido formar durante el proceso. Pasado este tiempo, ya tendréis vuestro delicioso helado de trufa listo para comer; solo apto para amantes del chocolate: chocoholic!


domingo, 9 de agosto de 2015

Helado de nata con salsa de cerezas

Con estos días de calor estival lo que apetece es tomar un buen helado, y mejor si es casero, con ingredientes naturales y todo hecho a mano. Viendo paso a paso el proceso es algo que a mi parecer me resulta mágico. Una vez me dijeron, si tenía algún problema en usar heladera para preparar helados? Pues claro que no tengo ningún inconveniente, pero mi cocina se basa en hacer todo lo más sencillo posible, para que todo el mundo tenga las mismas posibilidades de cocinar y aprender en este delicioso mundo gastronómico!! Y también me parece una "pijotada" usar heladera, la verdad!! jajajajaja

Ingredientes:
400 grs. de nata para montar (35% m.g.)
120 grs. de azúcar blanco
3 clara de huevos ecológicos
Unas gotas de zumo de limón
Un pellizco de sal marina
Para la salsa de cerezas:
300 grs. de cerezas, sin el hueso
2 cuch. de azúcar blanco
2 cuch. de agua mineral
Elaboración:
En un bol montamos las claras con la mitad del azúcar, un pellizco de sal y unas gotas de zumo de limón hasta que monten a punto de nieve, y reservamos en la nevera.
Ahora en otro bol batir la nata bien fría con la otra mitad del azúcar, hasta que nos quede firme, y seguidamente añadiremos las claras con movimientos envolventes ayudados de una lengua pastelera hasta incorporar. Rápidamente llevar de nuevo a la nevera y así asentar la preparación. Dejamos reposar unos 30 minutos y verter el preparado en un recipiente bajo, con capacidad de 1 litro aprox. (una tarrina de helado vacía, por ejemplo). Meter al congelador.
Mientras tanto, preparamos la salsa de cerezas, echando en una sartén a fuego lento todos los ingredientes, removiendo de vez en cuando, con unos 10 minutos debería ser suficiente o hasta ver que comienza a espesar un poco. Si queréis la salsa de cerezas sin trocitos, podéis pasar la batidora, pero si no os importa encontraros pedacitos de fruta, pues la dejáis así. Me encanta encontrarme trocitos, así que elijo esta opción!! :)
Sacamos el recipiente del congelador y veréis que ha comenzado a congelar por los bordes; con una varilla de mano o tenedor iremos removiendo suavemente pero con firmeza para romper los cristales de hielo que hayan podido formarse, e ir incorporando aire extra a la preparación. Devolver el recipiente de nuevo al congelador y repetiremos esta operación unas 2 veces más, cada hora aprox. (dependiendo del tipo de máquina que tengáis en casa), (y estar pendientes, que no se os olvide, ehhh).
Justo cuando pase el tiempo del último batido, será momento de incorporar la salsa de cerezas y remover con un palito de madera (de brochetas, por ejemplo), formando vetas sobre el helado; es un acto delicioso que os encantará como queda y tendréis la tentación de probar!!
Devolver al congelador, dejáis otra hora reposar antes de meter una buena cuchara heladera y sacar un par de bolas de este cremoso helado casero de nata con un toque de salsa de cerezas... placer celestial!!



jueves, 30 de julio de 2015

Tomates cherry rellenos

Hace tanta calor en estos días que no voy a haceros pasar largas horas en la cocina, por eso os traigo un aperitivo rápido y sencillo, además de sano; unos tomates rellenos de queso, atún y albahaca con un toque de ajo. También os digo que esta es mi versión, vosotros/as podéis hacer y personalizar la receta al gusto, sustituyendo el queso por mayonesa o al 50% de cantidades, en vez de atún usar surimi, anchoas o pollo cocido, perejil por albahaca..... etc. A partir de aquí os dejo libre albedrío, pero probad primero mi receta, a ver si os gusta! jejejeje

Ingredientes:
10 tomates cherry
200 grs. de queso mascarpone o para untar
125 grs. de atún en conserva (1 lata), escurrido de su aceite
1 diente de ajo, pelado y rallado fino
Sal y pimienta negra, recién molida
Aceite de oliva
Un manojo de hojas de albahaca, picadas finas
Elaboración:
Para comenzar con esta sencilla receta, tendremos que lavar bien y retirar la parte del tallo de los tomatitos como si fuese una tapadera, con la punta de un cuchillo pequeño bien afilado y reservarlas a un lado. A continuación ayudándonos de una cucharilla de té, tendremos que vaciar los tomates de la pulpa interior, desechando y colocar cada tomate sobre un plato llano.
Luego en un bol vertemos el atún, el ajo rallado finamente (os podéis ayudar con un rallador microplane), el queso mascarpone, las hojas de albahaca, un buen pellizco de sal y pimienta y un chorrito de aceite de oliva, removiendo bien con un tenedor hasta quedar una pasta suave y homogénea. Ahora ha llegado el momento de rellenar el interior de los tomates, bien con una cucharilla pequeña o si sois muy cuidadosos/as pues usad una manga pastelera con boca ancha, e ir colocando un poco del relleno en cada tomate y cubrimos con su tapa. Llevamos a la nevera 2 horas aprox. antes de servir este entrante a la mesa y en cuanto lo vean los comensales se pelearán los primeros por probarlos!! :)




viernes, 17 de julio de 2015

Granita de café

La granita es una bebida helada con una textura similar al sorbete, aunque algo más ligera pues no lleva clara de huevo. Se elabora a base de agua, azúcar e ingredientes saborizantes, originaria de la ciudad de Sicilia (ya sabemos lo bueno que son los italianos/as preparando helados, sorbetes y granizados). Existen multitud de sabores y texturas de granita, todo dependerá de la región de Italia donde nos encontremos, ya que cada cual la personaliza a su gusto; lo que si es típico en toda Italia es encontrar puestos ambulantes donde preparan esta refrescante bebida, con la curiosidad de que lo sirven en cucuruchos de papel o plástico y una cucharilla o cañita para tomarlo dando un paseo.
En casa somos muy cafeteros, por eso decidí prepararla con este ingrediente y así rendir un homenaje al delicioso espresso italiano.

Ingredientes:
500 ml. de café espresso, recién hecho
150 grs. de azúcar
Un chorrito de agua mineral
1 chupito de whisky (opcional)
Elaboración:
Preparamos el café en la cafetera elegida, yo en casa tengo la clásica italiana, pero si tenéis otra pues también valdrá para la receta. Mientras el café se hace, mezclar en un cazo a fuego medio el azúcar con el chorrito de agua e ir removiendo hasta formar un almíbar a punto flojo.
Una vez el café esté listo, tendremos que dejarlo templar y justo cuando tome temperatura ambiente lo mezclaremos con el almíbar y el whisky (si lo queréis añadir, claro). Remover bien hasta incorporar y verter el preparado en un recipiente más bien bajo, con capacidad de 1 litro aprox. (puede serviros una tarrina de helado). Tapamos con la tapa o con film transparente y llevamos al congelador 1 hora y media aprox., dependiendo de la potencia que tengáis en casa. Luego ir retirando cada hora y removiendo con un tenedor en movimientos circulares para agregar aire al preparado; con unas 4 o 5 veces que repitáis esto, estará lista vuestra granita de café. Lo servimos con bolitas de chocolate negro o cacahuetes bañados de chocolate, una combinación perfecta!.




Sugerencias: Si tenéis problemas de tensión, pues elaborad la granita con café descafeinado, el sabor es el mismo, tan solo no lleva cafeína. Y como os dije, el añadido del whisky no es necesario, tan solo es para dar un toque, o bien podéis sustituirlo por algún vino dulce italiano, que combine con el sabor fuerte del café espresso.

viernes, 26 de junio de 2015

Bifteki griego relleno de queso feta

Prometido, aquí os dejo una receta para acompañar vuestra salsa tzatziki, con bifteki griego relleno de queso feta; un plato delicioso para disfrutar en familia, tanto elaborando como en la mesa.
La receta no es un clásico de la cocina griega, es más bien una invención moderna de algún chef, aunque se puede encontrar en casi cualquier restaurante griego decente. Y podréis rellenarlos con un montón de ingredientes como aceitunas, paté, pimientos asados... etc, aunque la versión más conocida son estos rellenos de queso feta!!
No sabéis realmente ¿qué es un Bifteki? pues seguid leyendo!

Ingredientes:
400 grs. de carne picada (ternera, cordero, cerdo... etc)
1 cebolla pequeña
1-2 dientes de ajo
Un manojito de menta fresca (solo las hojas)
1 huevo grande, ecológico
Un puñadito de orégano seco
Sal y pimienta negra, recién molida
Un puñadito de pan rallado
100 grs. aprox. de queso feta
Un chorrito de aceite de oliva
Harina de trigo, para rebozar
Aceite de girasol, para freír
Elaboración:
Sobre la tabla de cortar, con un cuchillo afilado, pelamos y picamos finamente la cebolla, los ajos y las hojitas de menta. Si no sois muy hábiles picando verdura, podéis rallarla o incluso pasar por el procesador de alimentos, aunque esto sería un trabajo muy fino!!
Echamos el preparado en un bol grande junto con la carne picada, el huevo, el orégano seco, un buen pellizco de sal y pimienta, un chorrito de aceite de oliva y el pan rallado. Seguidamente o bien con un cucharón de madera o con las manos, iremos mezclando hasta obtener una masa homogénea. Dejaremos a un lado reservado, para que los sabores se asienten.
Mientras tanto, verter aceite de girasol en una sartén mediana, lo suficiente como para freír los Bifteki y echamos en un bol un poco de harina de trigo.
Escurrimos el queso feta de su salmuera y cortarlo en 4-6-8 porciones, dependiendo de la cantidad de bolitas que queráis preparar. Yo la he dividido en 4, pues somos 2 personas y sobró bifteki para la cena.
A continuación dividimos la carne el doble de veces que el queso y aplastamos ligeramente cada bolita de carne formando una torta gruesa. En medio pondremos una porción de queso y con otra bolita de carne sellamos, formando una especie de "hamburguesa" upss, detesto decir hamburguesa... (queda muy americano), como si fuese una torta rellena. Ok, así suena mejor!!
Para hacer esta labor, mejor mojaros las manos con agua y evitaréis que la carne se os quede pegada entre los dedos, y haréis un trabajo más limpio. Pasar los bifteki por harina e iremos friendo en tandas en el aceite caliente por ambos lados hasta que doren.
Una vez listos, sacarlos a un plato con papel de cocina para retirar el exceso de aceite de la fritura. Y a comer acompañado de la salsa tzatziki y una ensalada verde; tortas de carne rellenas de delicioso queso feta!! ummm




Sugerencias: En vez de freír los bifteki en aceite de girasol, en Grecia por ejemplo suelen cocinarlos sobre la parrilla o grill; ya se sabe la pasión que tienen los griegos por hacer todo a la parrilla! Jejeje, aunque para mi gusto, los bifteki quedan muy secos al perder gran parte de humedad durante el cocinado y habría que ir pincelando con aceite de oliva para evitar esto.

sábado, 20 de junio de 2015

Salsa griega Tzatziki

Muchos entendidos/as denominan al Tzatziki como una sopa fría, pero os digo que mas bien es una salsa con base de yogur, pepino, zumo de limón, aceite de oliva, hierbas aromáticas (menta, eneldo, perejil...) y ajo, ideal para acompañar en los meses de verano a multitud de platos y aportar el punto fresco necesario en algunas recetas.
A pesar de que los griegos adoptaron para ellos esta salsa tan conocida, también en Armenia, la India, Turquía y todo Oriente Medio se emplea en la cocina, ya que el yogur ayuda a la digestión y refresca el paladar tras comer platos picantes, típicos en esta parte de la geografía.
Antes de daros la receta, me gustaría contaros que tras viajar a la ciudad de Atenas, hace unos años, no me quedé con las ganas de probar el típico yogur griego que una señora muy simpática preparaba en un puesto ambulante cerca de la calle Plaka. Y chicos y chicas: la versión que venden en nuestro país, no tiene nada que ver... pero nada de nada... pero de ninguna de las marcas conocidas que existen en el mercado y que he ido probando para encontrar el sabor original... joooo, nop. Quizás deberían poner los comerciantes en las etiquetas del producto: "imitación barata y pésima de yogur griego" jejeje, pues el verdadero se prepara con leche de oveja fermentada, con lo cual, tiene un sabor bastante amargo! A diferencia de los yogures que venden por aquí, que tienen una base de nata y leche de vaca... osea, algo muy suave, referente al original... en fin!! A ver, no quiero decir con esto que el yogur tipo "griego" que compráis esté malo, simplemente que no es parecido al verdadero... Pero de todas formas lo utilizaremos para la receta, yo lo uso en mi cocina!! :)

Ingredientes:
125 grs. de yogur tipo griego (1 vasito de yogur)
1/2 pepino mediano
1 diente de ajo pequeño, pelado y rallado
La ralladura y el zumo de 1/2 limón
Un manojito de menta fresca (solo las hojas)
Aceite de oliva, de buena calidad
Un pellizco de sal marina
1 ramita de perejil (para decorar)
Elaboración:
Para preparar esta rica salsa griega, lavamos bien el medio pepino y retiramos el culete (es una parte que no se come), lo cortamos primero en cuatro partes a lo largo con ayuda de un buen cuchillo afilado, retiramos el centro donde estarán las semillas y picamos en daditos lo más pequeños que podáis.
Ahora en un cuenco echamos los daditos de pepino junto con el yogur, la ralladura y el zumo del medio limón, el diente de ajo rallado, las hojitas de menta picadas toscamente, un chorrito de aceite de oliva y un buen pellizco de sal. Remover bien, rectificamos de sazón si fuese necesario y decorar con la ramita de perejil para dar un toque de la tierra. Ya está lista vuestra salsa griega Tzatziki para acompañar con lo que os dé la gana!!





Sugerencias: Los despistados/as que no saben dar uso a esta salsa, no os preocupéis, pues subiré en el siguiente post una buena forma de acompañarla!! :)
Y para quien no le guste encontrar trocitos de nada en la receta, pues en vez de cortar a dados el pepino, podéis rallarlo finamente; sería una opción!

miércoles, 27 de mayo de 2015

Lovely lemon curdy pud

En esta ocasión os quiero enseñar un postre delicado de sabor, muy rico y sencillo de preparar; un pudding de natilla de limón encantador, muy británico. Este postre me lo enseñó hace años mi querido Jamie en su restaurante de Londres. Además de ser su preferido, hoy cumple 40 añitos, así que aprovecho para desearte desde aquí un "Feliz cumpleaños made in Spain" jejejejeje
Happy Birthday Jamie!! Hey I know you´re busy. I glad that everything will go well. You started with so little and now look where you are. On top of the kitchen, my friend!! :)

Ingredientes:
60 grs. de mantequilla y un poco más
115 grs. de azúcar blanco
La ralladura y el zumo de 1/2 limón
3 huevos ecológicos, separados
60 grs. de harina de trigo
300 ml. de leche entera
Un pellizco de sal
Elaboración:
Precalentamos el horno a 200º C.
Mientras tanto, en un bol grande mezclamos la mantequilla blanca con el azúcar y la ralladura de limón, hasta conseguir una mezcla cremosa. A continuación iremos agregando las yemas de una en una y la harina tamizada sin dejar de remover. Suavemente incorporar la leche y 3 cuch. grandes de zumo de limón, dejando a un lado reservado.
Engrasar el molde elegido (apto para hornos) con mantequilla y pondremos un cazo con agua hasta que rompa a hervir (este agua nos valdrá para cocinar nuestro pudding en el horno).
Ahora en otro bol batir las claras a punto de nieve con un pellizco de sal y unas gotas de zumo de limón. En cuanto estén bien firmes, incorporamos al otro bol con ayuda de una lengua de repostería y suavemente con movimientos envolventes hasta incorporar. Veréis que las claras quedan ligeramente encima de la otra mezcla, no os preocupéis, pues realmente es la textura que busco! Echar la mezcla en el molde y colocaremos dentro de una bandeja lo suficientemente grande como para que quepa bien el recipiente. Seguidamente cubrir 1/3 parte de la bandeja con el agua hirviendo y llevamos todo al horno dejando cocinar al baño María unos 40 min. o hasta que por arriba torne dorado.
Pasado este tiempo, dejamos enfriar y a comer el delicado postre en una tarde mágica de primavera!! :D




Consejos: El resultado final para encontrar la textura ideal dependerá en gran parte de vuestro horno, así que estad pendientes e ir mirando para que no cuaje mucho y conseguir la esponjosidad por arriba. Ups... me encanta!!