domingo, 26 de marzo de 2017

Risotto con higaditos de pollo

Ya os hablé en otra receta de los muchos beneficios que tiene incluir hígados a vuestra dieta, por su contenido en hierro y vitaminas A, B y B12 entre otros nutrientes. Hoy os traigo mi receta de risotto con higaditos de pollo (risotto ai fetatini di pollo), un delicioso plato italiano para disfrutarlo en familia y muy fácil de hacer; os encantará!

Ingredientes:
200 grs. de higaditos de pollo, limpios
100 grs. de arroz para risotto (bomba, arborio o carnaroli)
1 diente de ajo, pelado y picado en láminas
1/2 cebolla roja, picada finamente
1 pimiento rojo, cortado en tiras finas
4 clavos de olor
1 hoja de laurel
1 litro de caldo orgánico vegetal o de pollo (Aneto)
1/2 vasito de vino blanco seco
Sal y pimienta negra, recién molida
Aceite de oliva
1 ramita de romero, sólo las hojas picadas
Un manojito pequeño de hojas de salvia, picadas
1 cuch. pequeña de colorante alimentario (opcional)
Un puñado pequeño de queso parmesano, recién rallado
1 nuez de mantequilla
Hojas de perejil (para decorar al final)
Elaboración:
Ponemos en un cazo el caldo a calentar, sin que rompa a hervir.
Mientras tanto, en una cazuela mediana con un buen chorrito de aceite de oliva, sofreímos la cebolla y el pimiento rojo en tiras hasta dorar ligeramente. Incorporamos el diente de ajo junto con los clavos de olor, la hojita de laurel, el romero y la salvia y dejaremos unos minutos hasta que el ajo tome color, pero teniendo cuidado que no se queme.
A continuación, añadimos los higaditos de pollo, regar con el vino blanco, subimos el fuego y dejar que el alcohol evapore y los higaditos se cocinen, con unos 10 minutos estará bien. Echar el arroz y remover para que se impregne del aroma del sofrito. En este momento será cuando vayamos regando con el caldo poco a poco con un cucharón sopero, permitiendo que absorba el caldo, antes de añadirle el siguiente cucharón, y cocinando hasta ver que el arroz está suave pero "al dente", aproximadamente unos 20 minutos. Salpimentamos al gusto.
Una vez el arroz esté listo, retirar del fuego, agregar la nuez de mantequilla, el colorante alimentario (si os apetece darle un toque de color) y un buen puñadito de queso parmesano recién rallado, tapamos y dejaremos 1 minutos para que repose.
Justo cuando lo vayamos a servir, espolvorear con un poco de perejil picado y a comer!!



2 comentarios:

Éowyn dijo...

Siempre he tenido algo de miedo hacer Risotto, porque para pillarle el punto no deber ser fácil. Ya que a veces el arroz que hago los domingos, a veces me sale bien y otras, regular...

Pero bueno, intentaré hacer tu receta a ver que sale!
¡Saludos!

Manu dijo...

Hola Éowyn! Si te soy sincero, la cultura del arroz es bastante compleja y te diré que no es tan fácil como parece, pues hay que buscar el equilibrio perfecto hasta conseguir un excelente punto del arroz, pero sin pasarse. Aunque también te diré que el risotto se presta a cocinarse mejor que el arroz normal, no hay que "mimarlo" tanto. Espero que te animes a preparar mi receta, seguro que te gustará y quedarás muy contenta! Saludos :)