jueves, 1 de marzo de 2012

Macarrones con salsa de tomate al garam masala y queso feta (4 en 1)

Como viene siendo habitual desde hace tiempo, en mi grupo de cocina del facebook, cada semana propongo un plato elegido al azahar del blog de uno de los miembros. Esta vez Beatriz nos ha propuesto una receta de pasta desde su precioso blog "la cocina de Bea", pero claro, cocinándolo de forma diferente, porque esa es la clave del juego y lo divertido. Así que comencé a pensar como podría hacerlo... Tendría que haber echado mano de unos cuantos libros de recetas que tengo y obtener lo que buscaba... pero pensé, jooo pero si mi mente es una caja de ideas inagotable y si me dejo llevar por la imaginación seguro que algo rico preparo! Pues aquí está el resultado después de pensar durante un buen rato, he unido 3 culturas en 1, Italia con su pasta y siendo la base de la receta, India con sus aromas y condimentos en especias y Gracia con ese toque de color y sabor al final del plato con mi querido y amado queso feta. Que mas se puede pedir? Bueno y como no, mi España y su aceite de oliva y olé!

Ingredientes:
200 grs. de macarrones secos
1 lata pequeña de tomate triturado (400 grs.)
2 muslos de pollo, deshuesados y cortados en dados
1 cuch. de garam masala
1/2 cuch. de jengibre en polvo
1/2 cuch. de comino molido
1 cebolleta grande o 2 medianas, picadas finamente
Un trocito de queso feta
Aceite de oliva
Sal y pimienta negra recién molida
Elaboración:
Salpimentamos bien el pollo y lo doramos en una cazuela grande con un buen chorrito de aceite de oliva. Luego, apartamos a un lado y dejamos reservado.
En el mismo aceite salteamos la cebolleta y en cuanto esté bien pochadita agregamos de nuevo el pollo junto con el garam masala, el jengibre, el comino molido y un buen pellizco de sal y pimienta. Dejamos unos minutos e incorporamos el tomate, cocinándolo hasta que pierda parte de la humedad, quedando una salsa un poco espesa.
Mientras tanto, en una olla grande con agua hirviendo salada, cocemos la pasta al dente, unos 10 min. mas o menos. Escurrimos la pasta y emplatamos (en este momento tenemos que ser rápidos y no "dormirnos en los laureles", porque sino la pasta se pasará y no quedará bien) así que llamamos a la familia para que esté sentada en la mesa y echamos un buen cucharón de la salsa de tomate por encima de cada plato de pasta, rematándolo con unos trocitos de queso feta en dados y un poco de cebolleta picada para dar color a nuestro rico plato de pasta 4 en 1. Delicioso!