jueves, 16 de febrero de 2012

Arroz con alcachofas

Ya os hablé hace algún tiempo de las propiedades de las alcachofas y un poquito de curiosidad en torno a esta maravillosa verdura, o mejor dicho una flor, pero, si a esta preparación le añadimos el señor arroz y una buena base de sofrito junto a sus condimentos, obtendremos un plato tan interesante, sencillo y económico para disfrutar de la buena temporada de la alcachofa en la cual estamos ahora.
Sabéis que aquí todo es mágico y pretendo que os sintáis como si estuvieseis en casa conmigo cocinando, disfrutando y aprendiendo un poquito acerca de mi pequeña cocina de alquimia de amor. :)

Ingredientes:
4 alcachofas
1/2 cebolla, picada fina
1 diente de ajo, pelado y laminado
Arroz de grano corto (un puñadito por persona)
1/2 litro de caldo vegetal ecológico
Una pizca de hebras de azafrán o colorante alimenticio
1 cuch. pequeña de comino molido
1 hojita de laurel
Sal y pimienta negra recién molida
1/2 vasito de vino blanco
Aceite de oliva
Un manojito de perejil, separado los tallos de las hojas
1 limón cortado por la mitad
Elaboración:
Primero limpiaremos las alcachofas, retirándoles los tallos y las hojas exteriores porque son las que están mas duras. Cortamos las puntas con un cuchillo y con una cucharilla vaciamos por dentro los hilitos que tienen de la misma flor en su interior. Con el 1/2 limón lo rociamos bien con el zumo o restregamos por fuera para evitar que se oxiden y se vuelvan negras hasta el momento de utilizarlas. Las cortamos por la mitad en vertical y dejamos a un lado reservadas.
Ahora, calentamos un buen chorro de aceite de oliva y salteamos muy ligeramente la cebolla junto al diente de ajo. En cuanto tome un poco de color, añadimos las medias alcachofas reservadas, los tallos de perejil picados, la hojita de laurel y le vamos dando vueltas para que se doren por fuera y cojan color. Salpimentamos al gusto y regamos con el vino, dejando a fuego medio hasta que el alcohol se evapore. Momento el cual será el turno de añadir el arroz y remover bien para que se impregne del maravilloso sabor del sofrito.
En cuanto veamos que los granos se vuelven ligeramente de otro color mas transparentes, esparcimos el comino molido y las hebras de azafrán o el colorante alimenticio regando con el caldo poco a poco, ayudándonos con un cazo y removiendo para que el arroz se torne suave, meloso y se cocine bien, sobre unos 20 min. a fuego lento. Porque el arroz siempre hay que cocinarlo así, con delicadeza. Apagamos el fuego y tapamos, dejando rezumar 1 min.
Justo antes de servir, esparcimos las hojitas de perejil por encima y servimos con unas gotitas de zumo del otro medio limón.