domingo, 28 de octubre de 2012

Fantasmitas de merengue

Hoy he estado bastante entretenido con los hijos de unos amigos que han venido a casa esta tarde y querían hacer algo dulce y rico para halloween, que pudiesen participar ellos también. Pienso que estas fiestas están pensadas para los mas peques de la casa y visto lo bien que se lo pasan pidiendo el "truco o trato" merece la pena dedicar un buen rato a elaborar cositas, así también comienzan a entrar poco a poco en la cocina y se sienten tan orgullosos porque ellos han trabajado duro en la elaboración. Así después de venir de pedir las golosinas y chocolatinas en los hogares del vecindario les espera en casa una dulce recompensa para celebrar que esa noche es mágica.

Ingredientes:
2 claras de huevo ecológico
100 grs. de azúcar caster
50 grs. de chocolate con leche
Unas gotas de zumo de limón
Un pellizco de sal
Elaboración:
Para los que os preguntéis que es el azúcar caster o caster sugar en inglés, es un azúcar fino que está entre el azúcar normal que conocemos (azúcar de mesa o azúcar blanco) y el azúcar glass. La diferencia son los granos mas finos que los del azúcar blanco pero no llega a ser polvo como en el azúcar glass. También carece de humedad y se disuelve muy bien en las preparaciones de repostería como es el caso del merengue que vamos a elaborar evitando quedar algunos granos en la preparación que podrían estropear por completo nuestro rico merengue.
Este azúcar no se suele utilizar en nuestro país, pero es muy común en la repostería británica. Yo lo he comprado en un supermercado inglés, y si no lo encontráis, podéis utilizar el azúcar glass o incluso el azúcar normal, pero tened en cuenta que habrá que añadirlo al principio y batir lentamente para su completa disolución, así no quedarán los molestos granitos al morder los pequeños fantasmitas de merengue.
Precalentamos el horno a 100º C.
Como vamos a hornear, haremos el merengue francés porque para mi es mejor que los otros para este postre y da un resultado excelente. Comenzamos echando en un bol las claras de huevo junto al pellizco de sal, el zumo de limón y la mitad del azúcar espolvoreada. Con una varilla eléctrica o manual vamos batiendo poco a poco hasta ver que la mezcla comienza a burbujear (esto significa que está entrando aire a la preparación, importante para ayudar a que suba y quede perfecta). En cuanto cambie a color blanco paramos y esparcimos en forma de lluvia la otra mitad del azúcar y seguimos batiendo hasta ver que queda muy firme y estable (si queréis reiros un rato, pedir un voluntario a uno de los peques y colocadle el cuenco al revés bajo su cabeza, si está listo no se caerá... y los niños les hará mucha gracia ver el espectáculo).
Ahora con ayuda de una manga pastelera o una bolsita con un pequeño orificio en una de las esquinas a modo de agujero pequeño para poder manejarnos bien, echaremos el merengue dentro e iremos formando pequeños pegotitos sobre una bandeja de horno forrada con un pliegue de papel sulfurizado o vegetal con una separación entre ellos, así evitaremos que se peguen cuando crezcan durante la cocción. Luego metemos al horno aproximadamente 40-50 min. según si queréis que quede muy crujiente o solo por fuera y por dentro suave y blandito. A esto se le llama secar el merengue y lo único que tendréis que tener precaución es de que no doren sino simplemente se cuezan. O habéis visto algún fantasmita de color marrón?? jejeje morenito!
Cuando estén listos los fantasmitas de merengue retiramos del horno y dejamos templar, mientras calentamos en un cazo al baño María el chocolate. Para hacer los ojitos y las bocas a los pequeños he usado la punta de un palillo de monda diente, simplemente mojando la punta en el chocolate templado y con mucho tacto dibujar poco a poco hasta que vayan adoptando la carita terrorífica; en esto los peques de la casa os podrán ayudar también y dejad que hagan los dibujos que mas les gusten. Feliz noche de halloween!!





8 comentarios:

mar dijo...

hola
a mi los merengues al horno me encantan, lo que todavia no he hecho es bañarlos en chocolate y ponerlos por debajo una especie de galleta o de hojaldre, es un pastel que me encanta de toda la vida.

Éowyn dijo...

Hola Manu!

Que Fantasmitas más graciosos! Tienen una pinta excelete. Intaré probar hacerlos.

Un besito.

Belen dijo...

Estos mas que miedo, lo que tramiten es ternura, seguro que son buenos como casper... jaja

Los blogs de María dijo...

Pero que monada de fantasmas

Paula Enredadera dijo...

Qué bonitos te han quedado!! Son de lo más simpáticos, y entre nosotros, mucho más ricos unos merenguitos que un montón de caramelos y gominolas, ¿verdad? A la vuelta sueltan los caramelos, fijo, jajaja

Además, normalmente he visto hacer las caritas con rotulador de tinta comestible o con colorantes, me parece mucho mejor la idea de usar el chocolate ;)

Anónimo dijo...

Hola! he intentado hacerlos esta tarde pero no me ha salido la forma de "cono", se han quedado como huevecillos fritos :( Como se consigue esa forma? gracias

Manu dijo...

Anónimo me dices que no te han subido lo suficiente el merengue?. Ok, ya sabes que la magia de esta preparación que aunque parece sencilla tiene bastante labor, porque es muy delicado y hay que manipularlo rapidamente. Las burbujas de aire contenidas en su interior en cuanto dejas de batir comienzan a liberarse y por eso baja! Para no tener problemas cuando lo hagas, es batir bastante hasta que esté muy firme y sin perder nada de tiempo echarlo en la manga pastelera, hacer las formas y al horno! También me gustaría enseñarte un artículo que publiqué hace tiempo acerca de todo lo que hay que saber sobre el merengue! http://lacocinamagicademanu.blogspot.com.es/2011/12/merengues.html
Ya me contarás que tal!
Os deseo a todas/os una feliz noche mágica de Samhain!!

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias! lo seguire intentando ^_^