viernes, 20 de febrero de 2015

Croquetas de pollo caseras

En mis años de profesión como cocinero he estado bastante tiempo buscando la receta perfecta para preparar croquetas caseras. Mi abuelita las hacía de una forma y mi madre de otra, siempre con cantidades orientativas... lo que admita la masa! En casa realmente no quedaba contento con el resultado; a ver, de sabor muy rico, pero quería conseguir la forma perfecta e interior firme, sin que estuviese duro, o al contrario demasiado líquido... pues lo conseguí, aquí está mi receta mejorada!!
Las cantidades no os la doy en gramos porque quiero que la hagáis tal cual las hago yo y me contéis si os gustan!

Ingredientes:
200 grs. de carne de pollo, sobras de un cocido (puchero), sin piel ni huesos y picada muy finamente.
1 cuch. grande de mantequilla s/sal
3-4 cuch. grandes de harina de trigo
2 vasos de leche
Un pellizco de sal fina
Un pellizco de pimienta negra, recién molida
Una pizca de nuez moscada, molida
Para rebozar y freír:
1 huevo ecológico, batido
150 grs. de pan rallado
Aceite vegetal o girasol, para freír
Elaboración:
Derretimos en un cazo a fuego suave la mantequilla, teniendo cuidado de no quemarla, seguidamente agregar de golpe la harina con un pellizco de sal y pimienta molida, removiendo continuamente para tostarla y dar sabor. A continuación ir añadiendo suavemente la leche, sin parar de remover para evitar que se formen los temidos grumos. En cuanto comience a espesar un poco, será el turno de incorporar la carne bien picada del cocido junto con un pellizco de nuez moscada molida y seguimos removiendo hasta que nos cueste bastante y la masa se separe de las paredes del cazo, esto significará que está lista! Verter el preparado sobre una bandeja o plato llano y cubrimos con un pliegue de papel film, así no se secará por la superficie formando una costra. Dejamos enfriar antes de llevar a la nevera para que repose toda la noche.
Al día siguiente comienza el Rock and roll! Ponemos una sartén con una buena cantidad de aceite de freír a fuego medio y mientras el aceite toma temperatura, iremos formando bolitas con las manos húmedas en agua o embadurnadas en un poco de aceite de oliva (la cuestión es evitar que se nos pegue la masa entre los dedos), también disponed dos cuencos donde echaremos en uno el huevo batido y en otro el pan rallado. Le damos forma alargada de croqueta y pasamos primero por huevo batido y después por pan rallado e ir friendo en el aceite caliente hasta que doren por todos lados, dándoles la vuelta con cuidado. Tenéis que ser delicados y por supuesto hacerlas por tandas! Una vez listas ir sacando a un plato con papel de cocina para quitar el exceso de aceite de la fritura y dejamos templar antes de comerlas.




Sugerencias: Para los sibaritas podéis darles forma con 2 cucharas o echar el preparado en una manga pastelera con boca ancha y sacar pequeños pegotes rebozándolos en huevo batido y pan rallado, saldrán perfectas también; vamos para ir a un concurso gastronómico y seguro que ganáis un premio!! :D

2 comentarios:

Kim I.M dijo...

Lo que me gustan las croquetas. Probar de varios tipos y hacerlas yo misma inventando. Estas tuyas tienen que estar buenísimas, Manu. Tienen una pinta increíble =)
Un besote!

Manu dijo...

La verdad es que si, se pueden preparar casi con los ingredientes que tengas en ese momento y un poco de imaginación salen unas croquetas ricas! Otro besote para ti también Kim y feliz fin de semana mágico!! :)