lunes, 26 de enero de 2015

Naranjas rellenas

Antes de que termine la temporada quería enseñaros como preparo una receta de naranjas rellenas con un puntito delicioso topping de merengue, suave y delicado al gusto. Es una receta de esas que tengo guardadas en la manga como un "As", por si en estos días aparecen visitas inesperadas, hecho mano o simplemente para dar un capricho a la familia. Es bastante fácil de preparar y gusta mucho, tomad nota!

Ingredientes:
Para el relleno:
3 naranjas medianas, cortadas por la mitad y extraído el zumo
La ralladura de 1 naranja
1-2 cuch. grandes de azúcar (depende del dulzor de las naranjas)
3 yemas de huevos ecológicos
1 cuch. de harina de maíz
Para la cobertura:
3 claras de huevos ecológicos
Un pellizco de sal marina
4 cuch. de azúcar caster (grano fino)
Unas gotas de zumo de limón
1/2 cuch. de cremor tártaro (opcional)
Elaboración:
Para comenzar, precalentamos el horno en posición gratinado.
En un vaso mezclamos un poco de zumo de naranja con la harina de maíz, remover y dejar a un lado reservado.
Luego pondremos el resto del zumo de naranja en un cazo al baño María junto con el azúcar y remover hasta que esté bien disuelta. A continuación apartamos del calor y añadimos suavemente las yemas, teniendo cuidado de que la preparación no esté demasiado caliente para evitar que se formen grumos. Volvemos a poner al baño María agregando el contenido del vaso reservado y la ralladura de naranja; en este momento tendremos que dejar cocinar unos 10 minutos removiendo continuamente con la varilla manual o hasta ver que la preparación espese ligeramente (ya sabéis como os enseñé en la receta de orange curd, ese es el punto que hay que conseguir). Seguidamente rellenar con el preparado las mitades de naranjas ayudándonos con una cucharilla de café.
Por otro lado montamos las claras a punto de nieve en un bol con el azúcar, el zumo de limón, el pellizco de sal y el cremor tártaro (si lo vais a utilizar). Verter el merengue en una manga pastelera y cubrimos las mitades de las naranjas rellenas. Ok, ya solo queda colocarlas sobre una bandeja de hornear y dar un golpe de gratinado simplemente que tome un puntito de dorado!
Dejamos enfriar antes de servirlas con lo que más os guste! ¿No se os ocurre nada?, pues con una porción de bizcocho de chocolate y un buen café pienso que puede llegar a ser una merienda deliciosa!



Sugerencias: El empleo del cremor tártaro fue porque me quedaba la curiosidad de usarlo en preparaciones de repostería y si os soy sincero, le da bastante firmeza a la preparación evitando que pierda la forma. Pero podéis optar por hacer merengue italiano o suizo para esta receta y os prometo que también queda perfecto y aguanta firme, os pongo el enlace de los diferentes merengues que existen en un artículo que escribí hace tiempo para así tengáis una guía!!

4 comentarios:

imaginacion dijo...

me ha encantado tu postre y con tu permiso me lo llevo.
Me parece muy curioso, sencillo y vistoso.
Besos

carmen - Rezetas de Carmen dijo...

muy buena idea lo de gratinarlo, me ha encantado !!
besos,

Gema Lopez dijo...

Uhmmmm super rico!!!

Manu dijo...

Un postre suave pero con un puntito de acidez, que aporta la fruta cítrica y al cubrirlo de merengue se vuelve más interesante aun! Me alegro que os haya gustado!! ;)