miércoles, 11 de octubre de 2017

Tiramisú de chocolate (mi versión)

Cuando hablo de postres italianos, no podría evitar pensar en el Tiramisú; una delicia de postre, compuesto con una base de bizcochitos soletilla, humedecidos en café y licor de avellanas, todo esto alternado por capas de crema, base de yema de huevo batida, azúcar y queso mascarpone o nata y decorado con cacao en polvo o virutas de chocolate. El Tiramisú aunque es bastante moderno (no pertenece a la vieja escuela), ha sabido buscarse un hueco merecido en todo recetario que se precie. Este postre tiene su origen en la parte nordeste de Italia, concretamente en la región del Véneto con su capital Venecia. Se cuenta que en los años 50, (algunas fuentes sitúan la creación en los burdeles de la región), el presidente de la cadena de restaurante Toulá, Arturo Filippini, dijo textualmente: "Había sido efectivamente después de la guerra, cuando nos íbamos con los amigos a los burdeles de Treviso...., en estos tiempos los locales tenían cocinero... Lamaîtresse, las señoritas de compañía ofrecían a los clientes más asiduos un rico postre afrodisíaco, con estas palabras emblemáticas: Anda, toma cariño, te doy una cosa que "te tira su"... La expresión "te tira su" en italiano podría definirse o traducirse al español como "tentempié", pero no tanto como visto de aperitivo, sino como un bocado con aporte de azúcar, para recuperar las calorías perdidas durante los encuentros amatorios.
En mi opinión como siempre pasa en Italia, según dónde nos encontremos os dirán que la receta se elabora de una forma o de otra..... "En cualquier región tienen su receta original". Lo mejor de todo es que el Tiramisú es un postre que se presta a un montón de versiones y cada uno lo puede adaptar a su gusto o estilo de paladar. Aquí os presento mi versión, cambiando los bizcochos soletilla por una base de bizcocho recién horneado, bañado de café recién hecho y licor de avellana, todo montado con una mezcla de queso mascarpone, yema de huevo batida y chocolate blanco, y quien la ha probado me ha dicho que está deliciosa, así que con esto me vale!. Si os animáis a prepararla, espero que os guste!! :)

Ingredientes:
Para el bizcocho base:
150 grs. de azúcar caster
4 huevos grandes ecológicos
150 grs. de mantequilla, a temperatura ambiente
200 grs. de harina de trigo
30 grs. de cacao en polvo
1 cuch. de levadura química
1 taza de café recién hecho (250 ml.)
Para el relleno:
100 grs. de chocolate blanco, de buena calidad
2-3 cuch. grandes de leche entera
250 grs. de queso mascarpone
200 grs. de queso cremoso, para untar
50 grs. de azúcar glass
1 yema de huevo ecológico
30 ml. de Vin Santo o vino dulce
Un chorrito de licor de avellanas
Para espolvorear al final:
Cacao en polvo
Café molido
Virutas de chocolate
Elaboración:
Comenzamos con la receta, precalentando el horno a 180º C, para hornear el bizcochito base de nuestro rico Tiramisú.
Forramos una bandeja de horno de 25x40 cm. con un pliegue de papel vegetal y engrasar con un poco de mantequilla. 
En un bol mediano, mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar, e ir añadiendo los huevos de uno en uno hasta incorporar. Luego iremos agregando la harina con la levadura y el cacao en polvo, removiendo hasta quedar una masa homogénea. A continuación, vertemos en la bandeja y horneamos unos 30-40 min. aprox. (no os preocupéis si se pasa de horneado y el bizcocho queda un poco seco, pues al final se pincela con café y el licor, aportando bastante humedad y así quedará jugoso). Retirar del horno, dejaremos templar antes de enfriar sobre una rejilla.
Una vez frío el bizcocho, lo cortaremos con un aro de emplatar o ayudando con la boca de un vaso, para formar circulitos de bizcocho y pondremos cada uno en la base de los vasos elegidos para servir nuestro Tiramisú. Podéis también montar el postre sobre una bandeja o molde rectangular, pero en mi opinión, es mucho más elegante preparar el postre en vasitos; es un bocado más personal. Una vez preparado, vamos regando con un poco de café recién hecho, el vino dulce y el licor (si lo usáis) sobre los bizcochos, hasta ver que quedan bien empapados. Dejamos a un lado reservado.
Ahora para preparar el relleno, derretimos al baño María en un cazo pequeño el chocolate blanco con la leche a fuego muy bajo, teniendo cuidado de que no se queme.
En un bol grande mezclaremos el queso mascarpone, el queso cremoso, el azúcar, la yema de huevo, un chorrito de Vin Santo y el chocolate blanco derretido de antes con la ayuda de una lengua pastelera hasta conseguir una mezcla cremosa. Colocar un poco de este preparado en cada vasito, hasta casi cubrir y dejaremos en la nevera, como mínimo 3 horas, para que tome consistencia (si os gusta crear capas, pues vais alternando entre círculos de bizcocho y un poco de relleno de queso, terminando con el relleno de queso y dejáis reposar en la nevera).
Y justo cuando vayamos a servir nuestros vasitos de Tiramisú, espolvoreamos con un poco de café molido, cacao en polvo y virutas de chocolate con ayuda de un pelador de patatas (ya os enseñé en su día como se usaba para sacar preciosas virutas de chocolate). A comer!!    



No hay comentarios: